jueves, 2 de junio de 2016

La necesaria objetividad en las contrataciones de personal

Pepe Jiménez reconoce en pleno que no hay bases para la elección objetiva del personal temporal

Los socialistas demandan que en futuros procesos selectivos se establezcan unos criterios, o sociales o de mérito, pero que sean objetivos, para evitar la arbitrariedad marca de la casa que deja indefensos y estupefactos a los aspirantes 

Una vez más, los concejales socialistas han recibido estos días numerosas quejas de aspirantes en distintos procesos selectivos del Ayuntamiento con motivo de las imprescindibles contrataciones veraniegas efectuadas.

Ante esta situación los socialistas preguntaron a los alcaldes de la localidad Martínez Majo y Pepe Jiménez en la sesión plenaria celebrada esta semana si se habían confeccionado bases de selección que garantizaran la selección objetiva de los distintos puestos de trabajo temporal como hacen otros Ayuntamientos para dar las mismas oportunidades a todos los aspirantes. Un año más no hubo una respuesta afirmativa a la preguntada formulada, quedando claro que la arbitrariedad es la norma de contratación de personal en Valencia de Don Juan.
 "Ante la igualdad de méritos o situación social entre aspirantes, los socialistas proponen que se haga un sorteo público que evite cualquier atisbo de discrecionalidad"
Los socialistas se ven obligados a censurar este tipo de prácticas, que vienen de lejos y que no son admisibles y reclaman la elaboración de unas bases que establezcan unos criterios para la selección de personal de manera objetiva en próximas contrataciones que conjugue los principios legales de mérito, capacidad y las circunstancias económicas, sociales y familiares.

Los socialistas proponen que ante casos idénticos se proceda a adjudicar las plazas mediante sorteo público con el fin de arrojar la máxima luz a estos procedimientos, lo que supondría poner así el empleo público al servicio de la ciudadanía y sus necesidades y no al servicio de intereses de partido. Se debe acabar con la idea de que el que contrata es el político o el partido y no la institución. Y acabaría también con los supuestos que se están dando en los cuales el Ayuntamiento pide al Ecyl que le mande candidatos sin ningún tipo de requisitos para, sin bases de selección, escoger entre los enviados. También se evitarían casos que se producen con demasiada frecuencia en los cuales hay gente que de antemano ya sabe que va a ser elegido para alguna de las plazas.

También los socialistas preguntaron en la sesión plenaria cómo se decide que algunos trabajadores temporales prolonguen su relación en el Ayuntamiento hasta convertirse en indefinidos en la práctica y otros no. En este caso, tampoco Jiménez explicó que hubiese ningún tipo de criterio racional, dejando en evidencia que este caos deliberado que impera en la política de personal del Ayuntamiento es el que da carta blanca a todo tipo de arbitrariedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada