jueves, 14 de agosto de 2014

Queda prohibido...

El PSOE lamenta que el Teniente Alcalde quiera aprobar una ordenanza ciudadana innecesaria y represiva 

Se trata de un brindis al sol de José Jiménez, porque con un policía de servicio medio día para 15.000 personas es imposible hacer cumplir cualquier normativa

Los concejales socialistas en el Ayuntamiento han denunciado la firme intención del Teniente Alcalde, José Jiménez, de aprobar la mal llamada ordenanza de convivencia ciudadana, que prevé multas de 60 hasta 3.000 euros por cometer las más variadas infracciones, como regar las plantas, sacudir la alfombra, colocar publicidad en los parabrisas, jugar a la pelota en el parque o andar por la calle mayor en bicicleta.

Asimismo, creen que una ordenanza de convivencia clara e intencionadamente represiva paradójicamente no hará sino fomentar las denuncias entre vecinos, haciendo más difícil la convivencia entre ellos, justo el efecto contrario que se pretende.

Los socialistas coyantinos denuncian la falta de policías municipales para hacerla cumplir en caso de ser aprobada, situación que ocurre con parte de la normativa vigente, ya que únicamente se cuenta con un miembro de la policía patrullando por las mañanas en época veraniega, cuando se triplica la población. Lo realmente urgente y necesario es la ampliación de la plantilla de la policía local y no realizar un brindis al sol.

Con la legislación actual, si se aplicara, no haría falta aprobar un nuevo texto que, paradójicamente, podría empeorar las relaciones entre los vecinos


Asimismo, esperan que esto no suponga aumentar las cantidades destinadas a la contratación de seguridad privada, para lo cual el Ayuntamiento destina, anualmente, aproximadamente unos 30.000 euros, puesto que durante 19 años los populares han ido desmantelando la Policía local.

Los socialistas piden al Alcalde que guarde en un cajón la ordenanza y censure la actitud dictatorial de su Teniente Alcalde, quien convocó a la oposición para estudiarla, y al no encontrar consenso para su aprobación, reventó la reunión de malos modos, dando a entender que solo admite adhesiones o cambios cosméticos a la misma.

Por último, los socialistas creen que la localidad tiene otros problemas y necesidades básicas que resolver, pero no precisamente uno generalizado de convivencia entre vecinos que requiera soluciones excepcionales, más propias de regímenes no democráticos. Los problemas que aborda la ordenanza, podrían enfrentarse, sencillamente, aplicando la legislación vigente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada