lunes, 9 de mayo de 2016

Somacyl renovando el alumbrado público: muchas sombras para ser un proyecto de luz

Los vecinos de Valencia de Don Juan pagarán parte de sus impuestos para incrementar la cuenta de beneficios de la Junta a través del Somacyl
El Ayuntamiento perderá el control de un servicio básico como es el alumbrado público, con un nuevo convenio gravoso para los vecinos y bueno para la Junta y las aspiraciones políticas personales de alguno 

El Ayuntamiento de Valencia de Don Juan va a suscribir un nuevo Convenio gravoso con el SOMACYL. En esta ocasión, con el pretexto de renovar el alumbrado público. La empresa pública creada por la Consejería de Fomento bajo la apariencia de “echar una mano” a los Ayuntamientos está firmando una serie de convenios con estos que tienen un denominador común: financiar una serie de inversiones que, a largo plazo, le proporcionará suculentos beneficios.

O lo que es lo mismo, la administración autonómica haciendo negocio a costa de las haciendas locales. El Convenio que se pretende firmar para la renovación del alumbrado público con bombillas LED -sin incrementar los puntos de luz- supondrá una inversión de 895.910,23 € por parte del SOMACYL, que asumirá la titularidad del alumbrado durante 12 años. A cambio, el Ayuntamiento pagará un canon anual de 149.365,30 €, lo que supondrá un beneficio importante para la empresa paralela a la Consejería que saldrá del presupuesto general de todos los coyantinos.

El convenio que se va a firmar tasa incluso el nivel y horario de iluminación, por lo que los concejales socialistas se preguntan si alguna ampliación del mismo posteriormente va a ser posible, y, de serlo, si eso no incrementará el canon a pagar. En definitiva, el Ayuntamiento perderá de este modo el control sobre uno de los servicios públicos básicos.

Los socialistas denuncian también que el método elegido para la renovación del alumbrado, la encomienda de gestión a un mero intermediario, el SOMACYL, no deja de ser una adjudicación “a dedo” de un contrato que, como mínimo, asciende a 1.900.000 euros y que, a todas luces, y para evitar sombras, debería sacarse a concurso para que la concurrencia de empresas especializadas consigan que la inversión que se realice sea mejor y la tarifa anual a pagar por los coyantinos menor. 

Los concejales socialistas avanzan su oposición al mismo considerando que las sombras del proyecto recaerán en los vecinos coyantinos y las luces, en forma de pingües beneficios, en el SOMACYL.

El Convenio, con más sombras que luces, que se va a firmar con el SOMACYL para renovar el alumbrado solo beneficia a largo plazo a la empresa creada por la Consejería de Fomento 
En noviembre, el Ayuntamiento aprobó, con el único rechazo de los socialistas, encomendar la gestión de la depuradora al SOMACYL, pagando un canon anual de 108.495,86 € durante 10. El falso ahorro vendido de 2.000 euros al año se invalida cuando al personal que la gestionaba hay que reasignarle las funciones y su nómina computaba al coste del mismo. Por lo tanto, el pretendido ahorro que el SOMACYL “vende” a sus conveniados es falso. En cambio, las economías de escala que consigue agrupando sus convenios, como todo intermediario, serán constantes y sonantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada