viernes, 22 de noviembre de 2013

Primero, la piscina más cara, luego subida de la presión fiscal

Majo hace la piscina más cara de todas y luego sube la presión fiscal

Después de una atropellada tramitación, Majo optó por realizar la piscina más cara de entre las cuatro que concursaban (35.800 € más que la segunda clasificada y la penúltima peor valorada por la comisión de jóvenes y niños). Luego, por subir los precios públicos, lo cual afecta a los usuarios del polideportivo, sean o no del pueblo.

Los vecinos de Valencia de Don Juan que no sean socios pagarán más por acceder al polideportivo, una vez aprobadas en pleno las nuevas tarifas, ligadas a la construcción de la ya célebre piscina de olas. De este modo, un matrimonio con dos hijos podría llegar a pagar hasta 15 euros por pasar una tarde en las instalaciones. Estamos ante la segunda subida en la legislatura de los precios de las entradas.

Si ya con dos piscinas actualmente se cierra una la última quincena de junio y la primera de septiembre, con tres es probable que los vecinos nos veamos privados de la de olas los días en que hay menos afluencia y podemos disfrutar más de las instalaciones.
Los ciudadanos lo que necesitarían en esta crisis social y laboral es o la mejora de los servicios sociales básicos que cubran sus carencias o un alivio fiscal
Los concejales socialistas lamentan que, desde que ha empezado la legislatura, la mayoría de los asuntos que ha traído a pleno Majo se han traducido en subida de tasas y precios públicos. Es rotundamente falso vender, como está vendiendo, que la subida no afecta a los vecinos, ya que solo respeta los precios a los que ya son socios.

Los concejales socialistas recuerdan que el IBI (la contribución) está en el 0,825 y que los jubilados ni pueden disfrutar de bar en la casa de cultura, en lo que ha sido su tradicional espacio de reunión, cuestión que tienen resuelta localidades vecinas como San Millán de los Caballeros, Fresno de la Vega o Gordoncillo, por ejemplo.
Las subidas de impuestos a lo largo de esta legislatura van acompañadas de unas inversiones pensadas más para los visitantes que para los vecinos

Cada vez más vecinos piensan que pagan más impuestos y, en cambio, las actuaciones del alcalde se destinan más para el disfrute de los caminantes y de los visitantes, convirtiendo a Valencia de Don Juan en una suerte de Benidorm, abocando a las familias a un empleo estacional, no cualificado y precario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada