lunes, 3 de noviembre de 2014

La leyenda del Gran Líder coyantino

La leyenda del Gran Líder coyantino 

Duelo de querellas: Hace dos trimestres en esta revista estaba previsto que apareciera un artículo firmado por mí en nombre de mis compañeros del grupo municipal bajo el título “Sobre las denuncias de cobros irregulares”, donde se explicaban las actuaciones que habíamos llevado a cabo hasta ese momento en relación con el suculento asunto de las retribuciones del alcalde y sus concejales. No salió a la luz porque el Alcalde no quiso. La versión oficial y amable es que el “contenido no se ajusta a veracidad”. Al respecto, más allá de despreciar la censura más propia del stalinismo soviético o el franquismo autóctono, decir que hemos emprendido las actuaciones legales oportunas para proteger los intereses generales de los vecinos, que ha sido el principio básico que ha guiado nuestra política en la oposición desde que los cinco nuevos concejales tomamos posesión en 2011.

El adiós de Mariano: A pesar de que el alcalde de la localidad coyantina pidió solemnemente ante los medios de comunicación convocados al efecto la dimisión de la oposición en enero de este año -un hecho esperpéntico y sin precedentes-, la que finalmente se produjo fue la del portavoz del Partido Popular, Mariano Fernández, el hombre con más peso político e intelectual del Equipo de Gobierno. Mariano ha dedicado una parte importante de su vida a la tarea pública en el Ayuntamiento, primero como técnico y, posteriormente, como concejal. Reconociendo su talante afable y discrepando en el fondo de muchas de sus decisiones, no es de recibo la fría despedida que sus compañeros le han dispensado. Su última contribución fue acordar, a iniciativa del PSOE, la regularización de las retribuciones que recibimos los grupos políticos.

Bienvenida a Resti: El nuevo concejal tomó posesión en el mes de junio y le deseamos aciertos en su gestión, porque si acierta, sería una buena noticia para los vecinos. Arropado por los suyos, familiares y amigos, la toma de posesión quedó deslucida porque dos de sus compañeras del Equipo de Gobierno deslumbraban por los platós de televisión en la visita cultural a Madrid que incluía como tarde de ocio ir al educativo y ejemplar programa 'Sálvame'. De lujo, oiga.

Bailar al ritmo de nuestros mayores: Una de las actividades que más se reiteran en el verano coyantino es la de “Nuestros mayores bailan”. Nada que objetar. Excepto que siempre pone la música el mismo. Y es que el “popular”, de caché similar al de Paquirrín, cada tarde de baile cobra 250 € más IVA. Y decimos nosotros: si hay unas 15 sesiones al año, ¿no se puede conseguir un precio similar con una orquesta pequeña -que las hay, y nuestros pensionistas las han disfrutado, por ejemplo, cuando celebran San Bernardino- y tener música en directo? Este célebre empresario-trabajador de Mansurle factura de lo lindo... Como para no pegar carteles, manejar la página web electoral del PP o hacer de chófer de la candidatura de Majo en campaña.

El precio de la foto: Valencia de Don Juan no es solo su Alcalde, detrás hay mucho más. Muchos colectivos y vecinos que sacan adelante el pueblo, lo dan vida empresarial, cultural y lúdica. El Alcalde dispone de los recursos que tiene por el esfuerzo y la contribución de todos y cada uno de los coyantinos que llevan soportando una de las mayores presiones fiscales de toda la Comunidad -miren su recibo del IBI-. La tan cacareada progresión de nuestra ciudad no se debe únicamente a Martínez Majo, que ha llegado a ser alguien gracias a Valencia de Don Juan, y no al revés, como pretende confundirnos. No podemos seguir permitiendo que con nuestros impuestos estemos pagando la beatificación de la imagen pública de este señor que, de aquí hasta las próximas elecciones, está dispuesto a salir todos los días en la prensa provincial si el futuro electoral lo requiere.

Rebujitos y palmas: A título informativo decir que la fiesta rociera en Coyanza no se produce por casualidad, sino que el Ayuntamiento pagó por alojarla en la localidad 2.500 € + IVA. No entramos si es mucho o poco, del mismo modo que no sabemos si fue mucho o poco el gasto del año pasado para cerrar la plaza mayor para que se celebrara el Coyanza Suena, que costó a los vecinos 4.063,59 €.

Chapuzón: Nos venda la ola como nos la venda el Alcalde, es un error social el hecho de que se hayan volcado todos los recursos para contar con una piscina de olas cuando, un año más, y van 19, ha privado a los jóvenes y mayores de tener sus respectivos centros que, si llegaran a estar en funcionamiento antes de la próxima legislatura, será en vísperas de las elecciones municipales, realizando así el Alcalde una vez más sus fríos cálculos partidistas, que anteponen sus intereses a los de los ciudadanos.

La mágica leyenda: Empieza a ser molesto para muchos aspirantes a puestos de trabajo en el Ayuntamiento que no sea un examen objetivo o una valoración de méritos el hecho de que unos lo obtengan y otros no. Y es que cuenta la leyenda que hay una relación directa entre simpatizar con Juan Martínez Majo o sus colaboradores más cercanos -no basta con ser militante o simpatizante sin más del PP, sino que se precisa probar una adhesión incondicional al Gran Líder- y el incremento de posibilidades de obtener una plaza. Pero tal vez solo sea eso, una leyenda.

Colaboración del Grupo Municipal Socialista en la revista municipal Esla, tercer trimestre 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada