lunes, 3 de noviembre de 2014

Artículo de opinión no publicado en la revista Esla

El presente artículo se remitió en marzo, en tiempo y forma, por nuestro portavoz en el Ayuntamiento, Jorge Mateos Álvarez, en representación del Grupo Municipal Socialista, para la inclusión en la revista municipal 'Esla' del segundo trimestre del año. El artículo, que no llegó a ver la luz por intereses partidistas, es el siguiente:

Sobre las denuncias de cobros irregulares en el Ayuntamiento


La denuncia

En diciembre muchos de ustedes recibieron La Voz Socialista, hoja informativa crítica con la gestión del Alcalde, que el próximo año cumplirá dos décadas en el poder. La normalidad democrática implica que la oposición se expresa libremente, informa a los vecinos y controla al gobierno. Sin embargo, al Alcalde no le ha gustado nada nuestra publicación, es más, el titular de apertura: «Majo ha cobrado irregularmente más de 23.000 euros en retribuciones del Ayuntamiento.», parece haber desatado su ira.

Los sueldos en el Ayuntamiento

En el Ayuntamiento todos los miembros del Gobierno cobran como mínimo 850 euros al mes, sin tener ninguno de ellos dedicación exclusiva o parcial. Esto supone que por una parte pueden lucrarse con otras actividades públicas o privadas, y por otra percibir irregularmente un “salario” municipal encubierto ingresando abultadas cantidades por asistencias a plenos y comisiones.

El pluriempleo del alcalde

A través de este sistema irregular Majo, pluriempleado también como procurador en las Cortes de Castilla y León, cobra de media 1.800 euros mensuales; 850 de ellos correspondientes a los “pluses” asignados por ostentar las presidencias de la Comisión Informativa de Hacienda y de la Junta de Coordinación de Concejalías Delegadas.

La irregularidad denunciada

¿Son esos “pluses” irregulares? Nuestra denuncia está motivada suficientemente con una célebre Sentencia del Tribunal Supremo de 1 de diciembre de 1995 que estableció y clarificó que por la asistencia a plenos y comisiones todos los miembros de la corporación deben cobrar lo mismo.

Cómo se puede cobrar en un ayuntamiento

En la administración local solo existen tres tipos de percepciones económicas, teniendo los concejales el derecho a percibir:

1) Retribuciones cuando desempeñen el cargo en régimen de dedicación exclusiva o parcial, situación real en el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan de una parte importante de los concejales del PP que, legalmente, requeriría el alta en el Régimen General de la Seguridad Social.

¿Ahorro o fraude a la Seguridad Social?

El Diario de León, el 25 de marzo de 2013, analizaba lo que cobrábamos los concejales y el alcalde, destacando de la información facilitada por este el «ahorro en Seguridad Social». Me imagino a pequeños empresarios y autónomos figurándose a sí mismos explicando a un inspector lo siguiente: «No doy de alta en la Seguridad Social a esta camarera. Y lo hago para ahorrarme las respectivas cuotas, pero no se preocupe, la pago por menú efectivamente servido. Y no hay discriminación respecto a la que está en barra que cobra algo menos por cada vino que pone.»

Cómo se debería cobrar en Valencia de Don Juan

2) Las cantidades fijadas por las asistencias efectivas a las sesiones de los plenos y comisiones de las que se forme parte, dejando claro la jurisprudencia que todos los concejales de un mismo órgano tienen que cobrar lo mismo.

Cómo no se pueden justificar unos cobros irregulares

3) En ningún caso se puede retribuir más a unos concejales por presidir unas Comisiones Informativas que al resto de asistentes, ni siquiera aportando sentencias relativas a las «indemnizaciones por los gastos ocasionados por el ejercicio del cargo», que sería la tercera modalidad de percepción, que no es la situación denunciada.

La alarma social que creó nuestra denuncia

Nuestra denuncia no tuvo mucho recorrido en los medios de comunicación. Y no lo tuvo porque unos cuantos ayuntamientos utilizan el mismo sistema de cobros que Martínez Majo ha llevado hasta el límite de lo tolerable. Para él, nuestra revista creaba, literalmente, «alarma social», por lo que el 31 de enero exigía mi dimisión. El mundo al revés: ¡el alcalde reclamando la dimisión del portavoz de la oposición!, dándome un plazo de una semana para hacerla efectiva o, en caso contrario, me amenazaba con interponer una «querella» por «injurias y calumnias».

El alcalde intentó cambiar a la oposición

No dimití en el plazo de una semana que me dio Majo y no lo haré por realizar mis funciones de oposición, más si cabe cuando la ley valida nuestros argumentos. Y no lo haré porque no tengo deudas políticas con nadie, al igual que ninguno de los otros cuatro concejales que me acompañan en el Ayuntamiento. Es nuestra obligación denunciar todas aquellas cuestiones que entendemos que conculcan la legalidad vigente o que ética o políticamente son inaceptables.

Pero no se aceptan chantajes

Los concejales socialistas nos hemos opuesto a estas asignaciones desde su aprobación en el pleno de organización del Ayuntamiento, en julio de 2011, y hemos denunciado su irregularidad desde el momento en que hemos tenido conocimiento de ella, después de un complejo estudio y el correspondiente asesoramiento. Y aquí no caben chantajes: por ello no pienso retirar la certera afirmación de que Martínez Majo cobra en el Ayuntamiento irregularmente una parte nada desdeñable de 1.800 euros mensuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada