miércoles, 30 de marzo de 2011

El necesario cambio de equipos en Coyanza se hace más evidente

Jorge Mateos en un discurso
Aguas del Esla

"Valencia de Don Juan siempre empolló grandes políticos. Recuerden a Alberto Pérez Ruiz, el presidente más racial de cuántos han mandado en la Diputación leonesa, en digamos el último medio siglo, que batalló contra los de enfrente y contra el compañero, en ese cuerpo a cuerpo que despelleja. Basta con recordar cómo le apretó el nudo de la corbata a ZP en un congreso provincial a comienzos de los 90, a la misma hora del 0-5 del Dream Team de Cruyff en el Bernabéu. 

Más reciente está la hazaña del alcalde Majo, coyantino consorte, que aunque con pinitos políticos en su natal Velilla de la Reina a la vera del Órbigo, para ser internacional tuvo que beber antes agua del Esla, donde el Castillo que gobierna con guante de seda, puño de hierro y gesto musín casi antes de que Cascos refundara el PP. Su suerte política abunda en tres mandatos como diputado provincial y sobrevive a presidentes, aunque con ese sedal se le acabó pescar más truchas; lo intentará en las Cortes, que es donde van los que no pueden ir a la Diputación por el mismo motivo que en la Diputación se ponen camastros para los que agotan crédito en las Cortes. Se comprenderá así la torpeza de la obsesión bolchevique de tumbar la Diputación nada más que por que no se domina. A ver qué iba a hacer Larrauri, cuatro años rizando notas de prensa sobre el buen pueblo de pesca que sería La Virgen si tuviera río; cuatro años de cuaresma con David Fernández en plan aritmético y resolutivo a imagen de José Antonio -veinte- en los plenos provinciales: 11 son más que 2; siguiente punto. 

La cantera coyantina ya tiene listo otro valor; tan joven como bregado en trampeos de políticos viejos 'que saben más que por zorros' que le han hecho experimentar en tres años lo equivalente a una mili en Gobelas. Perdió por un voto la provincial de los cachorros socialistas en una pelea de secundarios en el corral trasero del PSOE. Le ganó el candidato oficioso, Diego Moreno, ahora del lado de la oficialidad, que parece destinado a presentar en la tribuna del congreso la propuesta de autonomía del reinu de llion -¿qué votaría Zapatero?-. Jorge Mateos lleva otro ritmo; el del sosiego y la paciencia y los sabios consejos de quien fue por delante. «Si el camino es largo, más corre el mastín que el galgo, Jorge», le apaciguó Pérez Ruiz, que tras dos décadas de pedaleo en el aire aparca sus memorias para ver al pupilo caminar a la cumbre."

Artículo de opinión de Luis Urdiales publicado hoy, 30 de marzo de 2011, en el Diario de León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada